Deporte y Reproducción en la mujer

Reproducción y deporte

Deporte y Reproducción en la mujer

EJERCICIO Y REPRODUCCIÓN VINCULADOS DIRECTAMENTE

La actividad física ha sido relacionada con la salud desde tiempos remotos. Desde el siglo pasado múltiples investigaciones han demostrado científicamente los beneficios del ejercicio físico sobre la salud y la calidad de vida, en cualquier rango de edad.  Estos beneficios están relacionados con la prevención de enfermedades, la disminución de los niveles de estrés, el control del peso y la energía y con mantener el cuerpo activo. También con la fertilidad y la reproducción.

Impacto de la actividad física sobre la fertilidad

Los beneficios de la actividad física sobre la salud reproductiva en la mujer han sido analizados en un número limitado de estudios. De ellos se extrae la conclusión que el ejercicio físico moderado practicado de forma regular es beneficioso para la salud reproductiva. Los

Reproducción y deporte

Reproducción y deporte

mecanismos a través de los cuales se lograría este efecto no están demasiado definidos. Mujeres con sobrepeso u obesidad tienen un mayor riesgo de presentar trastornos menstruales y es conocido su impacto negativo en fertilidad. La actividad física permite modificar la composición corporal y es sabido que la pérdida de peso inducida por el ejercicio mejora las funciones metabólicas y el perfil hormonal, mejorando con ello la fertilidad y la reproducción de la mujer.

Además del control sobre el peso, se ha propuesto que uno de estos mecanismos sería la mejora de la autoestima y salud mental. Uno de los factores que más influye a la hora de quedarnos embarazadas es el estrés y la tensión del día a día. Es por esto que el ejercicio físico puede ayudarnos a aumentar la actividad circulatoria de la sangre oxigenando mejor el cuerpo, lo que contribuirá a un mejor descanso, a tener más energía, y un mejor estado de ánimo. Técnicas de relajación que incrementan la sensación de bienestar pueden mejorar el pronóstico de los tratamientos reproductivos.

Sin embargo, mientras el ejercicio físico moderado es beneficioso, la actividad física por encima de determinado umbral puede resultar perjudicial para la fertilidad.

Una vez superado el umbral en el que los requerimientos de energía para el ejercicio físico puedan comprometer al sistema reproductor, el exceso de actividad física puede aumentar el riesgo de infertilidad. Los mecanismos que originan esta disfunción reproductiva difieren en

Reproducción y deporte

Reproducción y deporte

función el tipo de ejercicio físico. Por este motivo resulta importante elegir la actividad física conveniente para nosotros que responda a  nuestras expectativas y necesidades y disponibilidad, adaptándola a nuestras  características y posibilidades.

De la misma manera, el consumo de sustancias como esteroides o anabolizantes también se ha relacionado con la disminución de los niveles hormonales de testosterona, un menor tamaño testicular y la reducción del número de espermatozoides.

La fertilidad necesita equilibrio. Un ejercicio moderado sin exceso tiene grandes ventajas para la fertilidad y la buena reproducción de la mujer. Nuestra recomendación en cuanto al ejercicio físico de nuestras pacientes va orientada hacia una práctica con una carga semanal de 3 horas, de intensidad media, sin llegar a la extenuación y siempre controlando el peso y la proporción de grasa corporal, evitando caer a valores inferiores a la normalidad.

Equipo IMF Barcelona

¿Tienes más dudas?

¿Necesitas asesorarte por profesionales? Pide cita aquí